Vitamina C en la cara: ¿Cuáles son sus ventajas para el rostro?

En general, la vitamina C es necesaria para el crecimiento y la reparación de los tejidos en todas las partes del cuerpo, pues forma una proteína importante para la piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. Por ello, a su consumo habitual en alimentos como la naranja se suma el uso de productos específicos.

Qué beneficios tiene la vitamina C para el rostro

Nos preguntamos, en concreto, para qué sirve la vitamina C en la cara. Se trata de un potente antioxidante que neutraliza la acción de los radicales libres, agentes que causan un estrés oxidativo que provoca envejecimiento prematuro. Por lo tanto, ayuda a prevenir los signos de la edad, combatiendo ese aspecto apagado y cansado.

Por otra parte, la vitamina C promueve la producción de colágeno en las células cutáneas. Se trata de una sustancia natural del organismo que rellena la piel, y que va desapareciendo con la edad: pasamos de encontrarlo en abundancia para dar a la piel un aspecto firme, a que disminuya y haga perceptibles las líneas de expresión, la pérdida de volumen y la flacidez en la cara.

Alimentos con vitamina C

Una vez resuelta la duda sobre la vitamina C en la cara y para qué sirve, te contamos algo que ya esperabas leer: una dieta sana y equilibrada es tu mejor inversión en salud.

Debe ser rica en vegetales, sobre todo fruta fresca, cítricos, hojas verdes y tomates. Con solo estos ingredientes puedes componer una cena perfecta a base de ensalada y fruta para el postre, y obtendrás la vitamina C para la piel que necesitas.

Productos para proporcionar vitamina C a la cara

Aunque una dieta sana y equilibrada es importante en cualquier caso, hay productos muy aconsejables que pueden servir como complemento. Es preciso recordar que el cuerpo no produce vitamina C, así que aportar un extra como los que te contamos a continuación puede asegurar la dosis necesaria de este importante nutriente.

1. Vitamina C para la cara en sérum

El sérum o suero se suele presentar en formato ampollas y acompañados con otro principio activo, como el ácido hialurónico u otros. Aumenta la producción de colágeno y combate los efectos del envejecimiento, como arrugas y manchas.

2. Comprimidos efervescentes

Contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario y protegen las células del daño oxidativo, luego no solo es vitamina C para la piel. Su efecto va más allá, y es un formato muy fácil de usar.

3. Caramelos enriquecidos con vitamina C

Es frecuente que se presenten con sabor a naranja, la fruta siempre asociada a la vitamina C. No tienen azúcar, luego son una forma sana y rica de tomar un extra de este nutriente. Sobre todo en épocas en las que necesitamos un plus de protección para nuestras defensas, como el invierno.

4. En sobres

Otra manera de tomar la vitamina C es en formato polvo, diluido en un vaso de agua a tomar preferentemente por la mañana. Hay productos que vienen enriquecidos con colágeno y son especialmente útiles para deportistas que quieren prevenir lesiones y promover una recuperación más eficaz, así como personas mayores de 40 años.

 

En definitiva, la vitamina C en la cara tiene efectos antioxidantes y promotores del colágeno. Ayuda a prevenir los efectos del envejecimiento para lucir una piel firme y homogénea, por lo que proporcionar un extra a la dieta es una buena idea.

Producto agregado a tu lista de deseos
Producto agregado para Comparar

Este sitio utiliza cookies, para el seguimiento y análisis estadístico del comportamiento del conjunto
de los usuarios, de gestión de la sesión de usuario y del idioma. Más Información